Cómo enseñar adecuadamente a un niño a sentarse en un orinal

Inmediatamente después del nacimiento, el bebé satisface sus necesidades naturales en pañales o pañales. Pero el tiempo pasa y los padres jóvenes necesitan enseñarle al niño un orinalito. El intervalo de edad del entrenamiento para ir al baño es muy individual. Algunos niños se acostumbran a pedir una olla muy rápido, y algunos tienen que sufrir. Como muestra la práctica, cuanto más caprichoso y mimado es el niño, más largo y más difícil se vuelve acostumbrarse al baño. Además, los niños son mucho más difíciles de acostumbrarse a la marihuana que las niñas. La razón es que a una edad tan temprana, es mucho más difícil para los niños controlar sus músculos. Es difícil enseñarle a un bebé a ir al baño si está vestido con pañales desde su nacimiento. Pampers absorbe toda la secreción y, por lo tanto, el niño no siente molestias.
 Como regla general, comienzan a acostumbrar a un niño a ir al baño a partir de la edad de uno. El bebé ya está sentado bien y ha alcanzado el nivel de desarrollo requerido, es decir, las paredes de su vejiga ya se han vuelto lo suficientemente fuertes y fuertes. Junto con esto, el bebé ya no solo puede sentarse, sino que puede sentarse en la olla durante un cierto tiempo sin levantarse.
 Durante este período, los padres deben ser especialmente cuidadosos y observadores. Después de todo, hasta la edad de un año, un niño prácticamente no siente sus intestinos. Cuando está lleno, todo se expulsa automáticamente. Es importante que la madre del bebé no se pierda este momento y ponga al niño en el baño. Por lo general, cuando un bebé necesita hacer frente a sus necesidades naturales, comienza a gemir, empujar o viceversa, de repente desaparece repentinamente. Y aquí es importante no llegar tarde.
 El bebé comienza a sentir la plenitud del recto solo desde el segundo año de vida. En este caso, ya puede comenzar lentamente a controlarse. La situación al orinar es más complicada. En uno y medio o dos años, la vejiga del bebé puede retener la orina por hasta dos horas, por lo que debe concentrarse en este momento y cada dos horas colocar al niño en el baño. Pero no es necesario hacer esto con demasiada frecuencia, de lo contrario, el niño es caprichoso y será muy difícil acostumbrarlo a la olla.
 Como regla general, después de dos años, el niño comienza a pedirse una olla. Además, si eres observador, puedes ver que muy a menudo el deseo del bebé de sentarse en la olla va acompañado de algún tipo de movimiento. Por ejemplo, apretar las manijas en levas, mover las rodillas, etc.
 Sin embargo, si el niño tercamente no se sienta en el orinal, no debe castigarlo por esto, pero debe averiguar la razón. Por ejemplo, la olla puede estar fría o incómoda para el bebé.
 No se recomienda dejar al bebé en ropa mojada, el riesgo de contraer cualquier enfermedad es muy alto. Si el niño camina bien en la olla, debe recordar alabarlo. En las primeras etapas del entrenamiento, es posible utilizar algún tipo de refuerzo, por ejemplo, golosinas.
 Si el niño no logra acostumbrarse al orinal rápidamente, no se asuste. Cada niño es individual y solo la atención y el cuidado de la madre resolverán este problema en el menor tiempo posible. Precio Viagra Online https://seasano.net/viagra